EL PACKAGING Y LA COMIDA A DOMICILIO

Escrito por Grupo del Embalaje y Marcaje el Publicado en Blog.

A la hora de diseñar un packaging para comida a domicilio, debemos considerar que se trata de un elemento más de nuestra marca.

Así pues, de lo que se trata es de transmitir la esencia de nuestro restaurante para que el cliente pueda sentirse lo más cercano de él.

El término comida a domicilio, ya era conocido por todos por establecimientos de “comida rápida” (del inglés fast food). Es un modelo de negocio que ya estaba más que implantado en ciertos sectores de la restauración. Además, en los últimos tiempos, ya había algún que otro restaurante que comenzaba a incluir este este tipo de servicio como un “añadido extra” a su modelo de negocio.

Sin embargo, el panorama actual ha hecho con que el sector hostelero tenga que reinventarse y adaptarse a la situación global causada por la pandemia. Es por ello que, cada vez más restaurantes que hace un año ni se lo hubieran podido imaginar, han tenido que plantearse la idea de llevar el restaurante a la casa de los clientes… “Y es que si Mahoma no va a la montaña…”

La cuestión es poner todos los medios posibles y adaptarse a los tiempos antes que tener que dejar y cerrar el negocio, muchos de ellos de los de toda la vida.

Por lo tanto, hoy en día ya son muchos los hosteleros que han decidido colocar en práctica estos servicios. Además, tratando de sacar algo de positivo para el sector, lo más probable es que sea un nuevo modelo que ha venido para quedarse, pudiendo complementarlo con el servicio “in situ” en el propio restaurante.

 

Apuesta por la Sostenibilidad

Como hemos visto en el artículo anterior, además del diseño, los materiales de embalaje hoy en día también juegan un papel muy importante para los clientes, porque las personas son cada vez más conscientes del medio ambiente y la sociedad.

En la actualidad, como ya hemos podido ver en anteriores artículos, uno de los factores más importantes más allá del diseño del packaging, es el material del que esté hecho. Afortunadamente para el planeta, esto se debe a que cada vez hay una mayor concienciación ambiental en la población general.

De modo que, si tienes en mente algún proyecto en el que vayas a hacer uso del packaging, no olvides considerar los materiales que vayas a utilizar, ya sean de papel, plástico o cartón.

Por ejemplo, en caso de que vayas a necesitar el plástico para el envasado de tus productos, puedes optar por alguno de los siguientes tipos:

  • Plástico de Fécula de Patata o Maíz

Como su propio nombre indica, están fabricados con estos componentes de alimentos como la patata o el maíz. Además de ser de origen vegetal, son plásticos 100% biodegradables.

  • Plástico Convencional

Otra opción es el plástico convencional, pero con una composición de al menos un 70% de plástico que haya sido previamente reciclado. De este modo, estaremos aportando nuestro granito de arena tanto a favor del reciclaje como de la reutilización.

  • Bolsas Hidrosolubles

Un tercer material muy interesante y curioso a su vez, son las bolsas hidrosolubles. En este caso, tal como se puede deducir por su nombre, se trata de bolsas de un plástico que se descompone al entrar en contacto con el agua a partir de determinada temperatura, por lo que son 100% biodegradables.

 

Cada uno de estos plásticos es respetuoso con el medio ambiente, por lo que si te decides por alguno de estos materiales, deberás indicarlo claramente en el envase para que el consumidor pueda tener conocimiento de ello.