LA IMPORTANCIA DEL PACKAGING EN LA ESTRATEGIA DE MARKETING.

Escrito por Grupo del Embalaje y Marcaje el Publicado en Blog.

En un mercado totalmente globalizado donde los productores no solo deben competir con otras marcas nacionales, sino que a su vez existe una amplia oferta extranjera, parece que cada vez es más importante destacar y distinguir nuestro producto, atendiendo especialmente a la imagen del mismo sobre la estantería. 

¿Qué es lo que nos hace decidirnos por un producto u otro cuando nos encontramos en un lineal del supermercado? Podríamos creer que la calidad es el factor preponderante. Pero, sin embargo, si es la primera vez que vamos a comprar ese producto o si hemos decidido cambiar nuestra marca habitual… ¿Qué factores nos harán decantarnos por uno u otro?

Por lo general, esta decisión se conforma de manera inconsciente apoyándose en rasgos personales propios, recuerdos o vivencias que de una forma u otra encontramos intrínsecos en la imagen del producto seleccionado. El packaging parece ser por tanto uno de los aspectos principales que influye en la primera vista del producto y que condicionará la venta del mismo. Definimos Packaging como “los empaques que cumplen la función de contener, proteger, difundir y comercializar un producto”.  Y no solo parece tener la función de protegerlo sino que también debe venderlo.

A menudo, encontramos casos de producto en el que el packaging se ha convertido en el sello de distinción del producto. Puede ser el caso de las patatas Pringles, por ejemplo. Si logramos un packaging bueno, que aporte identidad a nuestro producto, puede suponer un gran paso para sobresalir entre otros productos del mercado.  La creatividad e innovación en los materiales y formas utilizados en el diseño del packaging de productos, son elementos distintivos que a su vez se convierten en un canal de comunicación directo entre el producto y el consumidor. Por ejemplo, un packaging elaborado con materiales reciclados nos aporta un valor ecologista que el consumidor sabrá captar y que fijará en su ideario junto a nuestra marca. Pero es importante saber como transmitir el mensaje deseado en el embalaje de nuestro producto y para ello cabe analizar múltiples aspectos, tanto físicos, estéticos como funcionales o emocionales.

Funciones del packaging

Como ya hemos dicho, el packaging es mucho más que un envoltorio, se trata de un canal comunicativo con el cliente que además debe cumplir condiciones óptimas de conservación. Las funciones principales del packaging son tres:

  • Protección. Mantener o preservar la calidad del producto que contiene en su interior. Debe asegurar el producto, en ocasiones, incluso para ser enviado o para dificultar el robo del mismo.
  • Identificación. A través de su diseño, el consumidor debe poder distinguirlo fácilmente entre otros productos iguales o similares.
  • Marketing. A través de los diferentes elementos que lo conforman (etiquetas, colores, formas, etc.), debe difundir el mensaje correcto de manera que ayude a la elección del mismo.

Tipos de packaging

Distinguimos dos grandes grupos en los que podemos clasificar los diferentes tipos de producto según su packaging.

Por el tipo de envase y su función:

  • Primario. Es el que se encuentra en contacto directo con el producto que almacena. Las botellas de vino o agua, los empaques de café o dulces, por ejemplo.
  • Secundario. Es aquel usado para resguardar el packaging primario. Aunque puede contener solo un producto, generalmente se emplea para contener varios. Un ejemplo es una caja que contiene la pasta de dientes o la que resguarda un perfume.
  • Terciario. Se utiliza para el transporte de los productos desde el lugar de fabricación hasta los sitios de venta. Son las cajas que normalmente no vemos en los supermercados de donde sacan los productos para colocarlos en los estantes.

Según el propósito de la marca:

  • Atracción. Tiene que ver con el diseño. Las marcas realizan evaluaciones de mercado para saber qué colores, formas y tipografías son más atractivas para sus clientes.
  • Promoción. Se refiere a la información que el packaging contiene y que es útil para que el comprador pueda escoger el producto.  Es la información que se dirige al cliente y que debe convencerlo de la elección.     
  • Diferenciación. El packaging puede hacer distinguir el producto por encima de otros. Se convierte en parte de la imagen y su distintivo.

¿Cómo elegir un buen packaging?

A la hora de diseñar o elegir un buen packaging que a su vez transmita  el mensaje correcto, lo más recomendable es siempre estudiar el mercado. Observa a tus competidores, el diseño que usan y si realmente les da resultado. Además analizar las preocupaciones sociales puede darte pistas para acertar en la elección de materiales o formas.

A partir de ahí, usa tu imaginación e intenta ser creativo para diferenciarte sin poner en riesgo la funcionalidad del packaging. Analiza estos cinco factores que parecen ser primordiales:

Color

Este punto es muy importante y uno con el cual tener mucho cuidado. Muchos productos están asociados a una gama de colores establecida, salirse de ellos puede traer consecuencias contrarias a lo que buscamos. No quiere decir que no se puedan probar otros colores, pero siempre es más recomendable jugar con la paleta de colores para el producto que poseemos.

Estilo

Se refiere a cómo relacionamos el producto con los elementos externos y, a partir de ello, crear un packaging adecuado. Piensa en las situaciones en que será usado tu producto y trabaja esa idea.

Forma

La forma del packaging es importante para alcanzar el objetivo que buscamos. Crea la estética del producto junto a otros elementos como el color o los dibujos y textos. Un cambio de forma en el packaging de un producto puede traer efectos negativos por lo que se debe estudiar si las ventajas los compensa.

Detalle

Introducir detalles estéticos en nuestro packaging como texturas, imágenes, relieves u otros elementos pueden resultar una gran estrategia para la venta. A menudo estos diseños únicos consiguen distinguir fácilmente un producto y aportarle un valor añadido. Cuando el diseño gráfico de un packaging está cuidado y estudiado para acertar con el ideario de su público, pudiendo llegar incluso a convertirse incluso en un elemento decorativo. La forma de una etiqueta, la textura de una tela que envuelve, todo puede ser un elemento que aporte al consumidor la sensación de adquirir un producto Premium y ayudar a la reafirmación de la compra.

Tamaño

La diferenciación por tamaño suele ser la menos utilizada, porque no es muy atractiva para el público. Se debe tener cuidado, sobretodo si el packaging será mucho más grande que el producto que contiene. Hacerlo así puede provocar en el usuario una sensación de estafa.

Ejemplos de packaging

El empaque influye en la preferencia del comprador de un producto sobre otro. A continuación enumeraremos algunos ejemplos de productos que han conseguido el éxito gracias a sus packagings.

7 Up

El logo de 7 Up solo ha sufrido pequeñas modificaciones desde su creación. Lo que evidencia una acertada elección de diseño del packaging.
De igual forma podemos observar que siempre han usado el distintivo color verde en la botella para identificar el refresco de lima-limón.

Nestlé

La compañía de chocolates y su distintiva caja de color rojo. En 1972 lanzaron al mercado sus bombones en una caja roja, la cual se alejaba en aquel momento de lo tradicional. Esta decisión fue tan exitosa que el color rojo es hoy en día el distintivo de la marca.Aunque la empresa ha lanzado rediseños y ediciones especiales. El color rojo sigue siendo parte de la marca y un buen ejemplo de un packaging exitoso.

Nivea

Un ejemplo de color y forma. Las latas Nivea redondas, con su característico color azul y letras en blanco, han sido durante años la imagen de la marca. Aunque la marca existe desde 1882, al aparecer la lata en 1925 esta se convirtió inmediatamente en su distintivo.El éxito de este packaging ha sido tal que en 2013 este código inspiró el diseño de su logo, que pasó a ser redondo y de colores azul y blanco. Además ahora todos sus envases poseen contornos redondeados.

 

Conclusión

Siempre hemos escuchado la frase que dice “no es lo que vendes, sino  cómo lo vendes”. Ciertamente las estrategias de marketing son importantes y el packaging juega un papel fundamental en este trabajo.

Un buen packaging será aquel que logre transmitir el mensaje de compra por encima del resto de nuestro competidores y que cree distinción sobre otros.

Si no habías considerado este factor dentro de tu estrategia de marketing, anímate a diseñar un buen packaging, seguro te ayudará a crear tu propia imagen como marca y aumentará tus ventas.