NOTICIA: CÓMO HACER QUE EL PACKAGING NO CONTAMINE.

Escrito por Grupo del Embalaje y Marcaje el Publicado en Blog.

Como consumidorxs nos hemos acostumbrado a que todo tiene que venir envuelto.

De hecho, el packaging o envoltorio de los productos es lo primero que nos entra por los ojos a la hora de consumir. Con lo cual, podemos decir que el packaging tiene un papel protagonista en el marketing del propio producto.

 

Peeero… ¿Te has fijado alguna vez en todo el residuo que se genera con cada compra?¡Prescindimos del packaging de los productos una vez los hemos desenvuelto!

¿Has pensado alguna vez en lo genial que sería ser como un gato? No por nada sino porque ellos disfrutan más de las cajas y envoltorios que de lo que viene dentro. Entonces, si nosotrxs hiciéramos lo mismo…¿reduciríamos en residuo y ganaríamos en prestaciones?

Pequeños gestos para revertir los impactos del packaging de lo que compras

Sabemos que es difícil encontrar productos que no vengan envueltos. Pero, como podrás imaginarte, no todos los envoltorios son iguales y, por lo tanto, no todo el packaging impacta igual en el sentido medioambiental.

Por lo tanto, tanto si eres una empresa responsable que se está planteando rediseñar su packaging, como si eres un consumidor consciente,  te recomendamos que te fijes en este tipo de aspectos e intentes buscar alternativas y sustituir en la medida de lo posible.

¡Allá vamos!

•Monomaterial:

Papel, plástico, metal… ¿De cuántos materiales está hecho el envoltorio del producto que vas a comprar? Si puedes encontrar productos cuyo packaging esté hecho de monomaterial, mejor que mejor. Sobre todo porque a la hora de reciclarlos no hay que separarlos de otros componentes y la tarea se simplifica bastante. 

 Menos es más:

¿Cuántas capas tiene el envoltorio del producto? Opta por las marcas que no se exceden con los papeles de embalaje y utilizan la cantidad de material justa y necesaria. Así ahorrarás recursos al planeta y, de manera indirecta, también al bolsillo de los productores a los que compras. 

 Materiales innovadores:

Aunque te cueste creerlo, hay opciones como el papel “plantable” para darles una segunda vida a etiquetas y folletos. Opta por las marcas que los utilizan y atrévete a hacer el experimento de plantar el packaging de los productos que compras. Sin saberlo quizás te salga una tomatera o cualquier otra planta con cuyo cultivo aprendes, disfrutas y no solo no generas residuo; sino que conviertes el impacto negativo de tu compra en nutriente saludable para la tierra. 

 Reutiliza:

Dale rienda suelta a tu creatividad e investiga nuevas formas de darle una segunda vida. O mejor dicho: elige a las marcas que hacen recomendaciones sobre cómo darle una segunda vida a su packaging.

En esta vida todo depende de cómo se mire

Y siguiendo estos tips, habrás obtenido varios regalos con tu compra:

  1. La oportunidad de experimentar y aprender dando segundas vidas a estos productos.
  2. La alegría de haber convertido un efecto ambiental inevitablemente negativo en algo beneficioso.
  3. Saber qué marcas tienen en cuenta la sostenibilidad de sus productos en todas sus fases y cómo lo hacen.